BIOGRAFÍA PAUL OAKENFOLD (PRIMERA PARTE)

Cuando Paul Oakenfold pone discos en un club, toda la gente de la pista está mirando. Como si estuvieran delante del escenario de una banda de rock. No tiene mucho que ver: una gorra de béisbol, una expresión concentrada en un par de auriculares, algún movimiento mínimo de brazos y se mete en otra mezcla impecable.

De esta manera define al Dj superestrella Paul Oakenfold el manual Historia del Dj, una de las obras básicas para entender la evolución de la música de baile. En realidad no le falta razón, este londinense, que el próximo año sumará ya el medio siglo de vida, ha sido uno de los encargados de despojar al dj del anonimato que le acompañaba cuando era un elemento más de la fiesta,  para colocarlo como el protagonista principal de una noche inolvidable.

El gran mérito en la carrera de Oakenfold, además de sus aptitudes como artista, ha sido encontrarse en el lugar idóneo en el momento oportuno y aprovechar las relaciones que su don de la ubicuidad le ha proporcionado.  Desde que se lanzará a la aventura dirección a Nueva York para absorber  todo lo que musicalmente ofrecía la ciudad a principios de los 80, Oakenfold se ha convertido en el lazo de unión entre la música electrónica y el mundo del espectáculo. En la actualidad es frecuente verle rodeado de artistas de diferentes  género y tipo con los que se ha ido relacionando durante su carrera.

SUS INICIOS

En el número tres de NRF Magazine hablábamos de la película 24 Hours Party People, una referencia para entender cómo evoluciona en sus comienzos la música electrónica en Inglaterra, con  grupos como Joy División, Sex Pistols o Happy Mondays como referentes. Este fue el ambiente musical que rodeó en sus comienzos a un joven dj llamado Paul Oakenfold.

A finales de los 70, antes de visitar Nueva York, Paul Oakenfold comenzó sus primeros escarceos como dj de hip-hop y soul en diferentes bares del distrito londinense Covent Garden. Fue aquí donde conoció al también dj Trevor Fung, con el que le unirá una amistad esencial para entender el desarrollo de su carrera.

Tras su llegada de New York, donde Oakenfold trabajó con grupos como Beastie Boys y Run-D.M.C, The Haçienda se convertío en su espacio inspirador. El club de Manchester The Haçienda, fue en esos momentos el epicentro de la cultura club en Inglaterra. Los flamantes New Order y  Happy Mondays triunfaban en su escenario y Paul Oakenfold tenía la oportunidad de dar sus primeros pasos formales como dj.

Su apetito musical es insaciable y empezará a plantearse proyectos cada vez más ambiciosos. A principios de los ochenta Paul fundó junto a Trevor Fung el Club Project, situado en una población cercana a Londres. Oakenfold utiliza esta residencia para experimentar e implantar con los sonidos soul, jazz y hip-hop, que había recogido durante su estancia en Nueva York.

Trevor Fung es el trampolín que Oakenfold necesitaba en su carrera. Este trampolín tiene una única dirección que cambiará la forma de percibir la música en Inglaterra durante los siguientes años; Ibiza. En 1987 Oakenfold decide celebrar su cumpleaños junto a sus colegas: Danny Rampling, Johnny Walker y Nicky Holloway, en la isla Blanca. No será la primera vez que la visite, pero en esta ocasión sintió el latido y el espíritu que desprende la isla del Mediterráneo.

El contraste entre Ibiza y la escena Rare Groove que esos momentos dominaba Londres, supuso un choque auditivo y ambiental capaz de hechizar a los integrantes de aquel experimental viaje. Los ingredientes básicos de esta coctelera fueron la propia esencia de la isla, el éxtasis, esa “droga que lo cambio todo”, Amnesia y Alfredo Joaquin Fiorito, el dj  capaz de elegir y mezclar lo mejor del house Chicago, pop, indie, soul de aquellos momentos, para transmitir el sentimiento y la emoción que caracterizaba a isla durante esos años.

El primer intento de incorporar la esencia de Ibiza en Inglaterra fracasó. Pero fue con la llegada del club Spectrum cuando la locura se apoderó de unos jóvenes que en ese momento vivían obstaculizados por una difícil realidad social agravada por la  política conservadora de Margaret Thatcher.  El sonido acid house acompañado de los matices balearic, llegados desde Ibiza, comenzarón a arrasar en el Reino Unido. Las colas a la entrada de Spectrum se hicieron interminables y la cultura rave de los ochenta comenzaba a dar sus primeros pasos.  Finalmente sería el éxtasis la cerilla que prendería todo y que encajaría con la nueva naturaleza musical.

Paul Oakenfold empezó a transformar su maleta e incluir material afín a lo que había escuchado en Ibiza. En Spectrum se encargaba de pinchar el top 40 de Alfredo y su caché como dj fue en progresivo aumento. La figura del dj se encontraba en evolución y empezó a ocupar un espacio en un pedestal que le situaba por encima del público, se produjo de esta forma la transformación del dj en un dios.

La fiesta Energy supuso para Oakenfold el espaldarazo definitivo para lo que posteriormente vendría en la década de los 90. En mayo de 1989 un fiesta celebrada en el estudio de cine Sphepherd’s Bush, se convirtió en el evento  más espectacular de la escena hasta el momento.  Oakenfold era uno de los encargados de subirse a uno de los cinco pedestales que engalanaban otras tantas salas decoradas con diferentes temáticas. Desde allí y acompañado de un lluvia de lasers y humo que ofrecían una escenografía desconocida, Oakenfold lideró una sensacional fiesta que le elevó al rango de gurú.

PRIMERAS PRODUCCIONES

La década de los noventa significará el despegue definitivo como productor para Paul Oakenfold.  Su relación con el productor británico Steve Osborne no pudo resultar más fructífera. En 1991 ambos se encargan de la producción del tercer albúm de Happy Mondays;  Pills ‘n’ Thrills and Bellyyaches, con el que lograrán ganar un premio Brit (premios anuales de la industria pop británica) a la mejor producción.

A partir de este momento son frecuentes los remixes de Oakenfold para artistas de diferentes estilos. Su remix de Wrote for luck, de los mismos Happy Mondays, se convierte en un auténtico éxito. De igual manera se encarga de remezclar a una nueva banda salida de Bristol, unos desconocidos, por aquel entonces, Massive Attack, aportando unos arreglos melódicos poco frecuentes hasta el momento. El hip hop continua ejerciendo una importante influencia sobre su música y bajo su pseudónimo Perfecto realiza una versión a la banda americana Arrested Development.

Pero sin duda su gran trabajo como remezclador llegaría en 1992, cuando fue el encargado de versionar el clásico de U2; Even better than the real thing. Oakenfold supo mantener la esencia del original pero le dotó del movimiento indispensable para la pista de baile.  Fue un gran éxito de público tanto dentro como fuera de las pistas llegando a eclipsar al tema original.

Además de algunas de sus remezclas, Steve Osborne colaboró con Oakenfold para formar el grupo Grace, junto a las vocalistas Dominique Atkins  y Patti Low. Not over yet, su gran éxito, representa una canción que marcó la dinámica del trance para los años venideros.

The Happy Mondays – Wrote For luck (Oakenfold remix)

http://www.youtube.com/watch?v=fDs_479o-gI

Massive Attack- Unfinished Sympathy (Oakenfold remix)

http://www.youtube.com/watch?v=tOw8yywONmE

New Order –  World (Oakenfold remix)

http://www.youtube.com/watch?v=p41iscw0LtQ

Arrested Development-Mr. Wendal (Perfecto mix)

http://www.youtube.com/watch?v=FL1WzJElKGI

U2 – Even better than the real thing

Grace- Not  over yet

http://www.youtube.com/watch?v=_cRgnFG68y0

NRF magazine

Revista Digital de Música Electrónica con entrevistas a DJs nacionales e internacionales, biografías, reportajes, sesiones y mucho más

3 comentarios sobre “BIOGRAFÍA PAUL OAKENFOLD (PRIMERA PARTE)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *