A Summer Story 2017 o cómo conseguir hacer las cosas rematadamente bien

Si un palabra puede describir este año A Summer Story es profesionalidad. Estamos hartos de volver a casa de festivales en los que se intenta escatimar con el cliente, en los que prima el principio de “¡Para qué vamos a dar tanto a nuestros clientes!” o “¿Para qué poner tanto sonido si con menos también suena?“; festivales en los que 1 solo camarero tiene que servir a 200 clientes a la hora o en los que ir a los baños es una auténtica “Misión Imposible” o más bien, jugarte tu integridad física debido a la cantidad de mierda y suciedad que hay en ellos desde bien temprano.

Pero no, no ha sido el caso de este año en A Summer Story, y el año pasado tampoco lo fue.

A Summer Story 2017_NRFmagazine

Tengo que dar la enhorabuena a la Organización por esta magnífica producción que solo puedo calificar de profesional, exquisita y perfecta. Desde el minuto 1 hasta mi salida del festival, fui testigo de un decálogo de buenas maneras, buenas conductas y visión de negocio que, de veras, hacía tiempo no veía en festivales de electrónica, más bien acostumbrados a “atrapa el dinero y corre”.

Un 10 en accesos e información a la entrada del recinto. Un 10 en cantidad de barras y personal al frente de ellas, en ningún momento se esperaba más de un minuto para ser atendido. Un 10 en baños, limpieza de los mismos e información sobre su ubicación. Un 10 en iluminación del recinto de tránsito de un lugar a otro. Un 10 en zonas de descanso. Un 10 en zonas de restauración, con una amplia variedad y calidad de servicio. Pero sobre todo, si algo hay que destacar de esta edición es el sonido, la escenografía, visuales e iluminación de escenarios, incluso por encima de los artistas. Desde aquí dar la sincera enhorabuena a FLUGE por, sin duda, el despliegue de watios, personal humano, iluminación, pantallas de leds y el diseño de unos escenarios que perfectamente podrían serlo de grupos de Rock como ACDC, Gun’s & Roses o U2.

Desde NRF Magazine queremos dar las gracias y felicitar a A Summer Story por haber logrado, casi, la perfección en un festival.

 

A Summer Story 2017_NRFmagazine

Las únicas notas discordantes en la jornada del viernes, que es la que estoy comentando ya que no pudimos asistir el sábado, fueron las pocas ganas y poca entrega generalizada de los artistas del Área Techno o Mainroom. Solo puedo salvar una hora de Adam Beyer, que fue el que más a la altura estuvo, y un fragmento de Joris Voorn. El resto fueron a pasar su horario lo más de incógnito posible y a correr. No se si será que han venido del Sónar o Awakenings muy cansados pero, a unos artistas de esta talla con esos cachés y en el único festival de Madrid, no se les puede consentir tal falta de entrega y ganas. Sin duda los grandes triunfadores de esta edición del A Summer Story ha sido la Organización.

Desde aquí, os animamos a que sigáis con esta gran entrega, este gran trabajo y este gran derroche de profesionalidad para que el A Summer Story del año 2017 sea la edición de la consolidación a nivel nacional.

A SUMMER STORY ONLINE

Txt. Fernando García (Freeman Spain)

NRF magazine

Revista Digital de Música Electrónica con entrevistas a DJs nacionales e internacionales, biografías, reportajes, sesiones y mucho más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *